¿Cómo se hace una editorial de moda para web?

Dentro de las pocas posibilidades creamos un personaje para ser imagen de nuestra marca

Por in , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
0 0 0 Sin comentarios

¿Cómo se logró La primera Editorial de Colibrí Magenta? Queríamos expresar lo que era nuestra marca pero no teníamos recursos para hacerlo y aspirábamos a llegar muy alto: ¿Miroslava Duma, Olivia Palermo, Chiara Ferragni? ¡No gracias!

Fotografía Análoga de Moda
Foto: Anabel Palacios
Modelo: Paula
Styling: Trilce Acosta

Queríamos lograr un estilo propio pero ¿Cómo lograrlo si ya todo estaba diversificado? y lo diferente llama la atención en redes sociales, estábamos ante un reto mayor. Existíamos en redes sociales pero no teníamos miles de seguidores, así ninguna marca nos iba a vestir, no teníamos amigos influencers que nos echaran la mano en redes sociales con 1k de seguidores, mucho menos un contacto en Paragon Model para conseguir una modelo famosa ¡Nada!

Necesitábamos un ejemplo de éxito para las mujeres que nos iban a leer, sin embargo no podíamos pagar una campaña digital a una agencia con una estrella del cine, mucho menos acceder a una celebridad como Livia Brito.

Cualquier modelo que se promociona en Instagram nos bateó, no nos interesaba comprar seguidores en redes sociales para llamar la atención de una “supesta” influencer, las de Quiero Club nunca contestaron el mensaje en Facebook, sabíamos que Michelle Salas nunca nos iba a contestar en Instagram y que Andy Torres nunca iba a hacer una colaboración con nosotras. Además no había ninguna celebridad que fuera con Colibrí Magenta, necesitábamos algo diferente: Crear una celebridad para que fuera el rostro de nuestra revista y la campaña de lanzamiento así que habría que pensarle, así como lo hizo Karl Lagerfeld con Cara Delevingne para Chanel, nadie la conocíamos hasta que él la escogió entre muchas. Nadie confiaba en ella hasta que él confió en su talento, ahora sale en películas de Hollywood.

Un año atrás conocí a Paula, una PR brillante que me abordó en el Bar El Under de la Roma, para preguntarme cómo se hacía un truco de maquillaje que traía en los labios y platicamos, nos agregamos al Facebook.

Fotografía Análoga de Moda
Foto: Anabel Palacios
Modelo: Paula
Styling: Trilce Acosta

Inmediatamente la recordé, me acordé de su pelo rosa, de su porte llamativo, era alta y delgada con un look diferente. Decidí buscarla y para nuestra suerte accedió, le encantó la idea y a la fotógrafa Anabel Palacios todavía más, confiábamos en que la editorial saldría perfecta, en menos de un mes me dí la tarea de conseguir la prenda indicada pero tanto desear esa idea (un Kimono rosa con flores de cerezo hermoso) se estropeó, un día antes de las fotos, la tintorería lo entregó quemado de un costado, era muy visible, nunca lo repusieron, la editorial giraba entorno al kimono. Anabel tomaría el avión dentro de poco, ¡todo era crisis! Pero todo pasa por algo, mi amiga la diseñadora UX de la página y creadora del Branding de Colibrí Magenta me recomendó ir a buscar algo a las tiendas de Santa Fe, sabía que no encontraría algo similar, simplemente un mini kimono de Bershka. 

Empezamos a juntar y analizar toda nuestra ropa y rarezas de nuestros guardarropas para compensar esa pérdida entre todo el equipo. La modelo improvisada ya estaba confirmada, tenía que recoger en el aeropuerto a la fotógrafa en pocas horas, lo único que podíamos hacer era confiar en nosotras y en nuestro trabajo, no teníamos ropa que pudiera quedarle a la modelo, ni un diseñador que nos la prestara.

Ese día todo cambió para bien, cuando llegamos al departamento de Paula en la Condesa, ella tenía un guardarropa magnífico con marcas de diseñador y de Inditex, ¡Aparte todo se le veía genial! De ahí partimos: ¿Cómo es la vida de una chica Condechi? ¿A dónde va? ¿A que tiendas entra? La seguimos a todos lados.

Elegimos a la persona indicada para ser nuestra marca, sin importar sus seguidores ni quién era.

No era necesario acercarnos a las tops ni a los diseñadores del Mercedes Benz Fashion Week, (algunos nunca contestaron nuestra carta) para hacer algo.

Dentro de las pocas posibilidades creamos un personaje para ser imagen de nuestra marca, en nuestro propio ambiente para representar lo que nosotras queríamos decir.

Nunca se detengan, ni para pensarlo ni tomar impulso, si ustedes tienen una marca sin muchos recursos pero tienen amigas maravillosas, guapas o modelos pro, no duden en ponerles su marca y mostrarlas al mundo, hacerse unas redes sociales competentes y bien hechas para vender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *