Flor Amargo, ‘La pianista loca del metro’ en Callegenera 2018

Mayté Carballo, se convirtió en una artista urbana, capaz de sacarte un suspiro en la Calle Madero o en la estación del metro de la Ciudad de México.

Por in , , , , , , , , , ,
0 0 0 Sin comentarios

Muchos la conocieron por la canción a dúo con Mon Laferte, sin embargo hay una historia más atrás con Flor Amargo, una historia que te encantará saber. No hay adjetivo calificativo que resuma a Mayté pero hace dos años cuando la vi tocar en la calle Madero, de la Ciudad de México, me imprimió su pasión por la música, sus ganas de disfrutar cada melodía que cantaba.

Foto: Anabel Palacios

Ella se define como “Katartik-pop”.

El género que no se define en uno como tal. Toco el piano y canto como sale de mi alma, (Katársis musical) expreso y acompaño con música las emociones del corazón (amor, odio, enamoramiento, alegría, tristeza, etc.) quizá con toques de Bach (música barroca) hasta cumbia, cha cha cha, cabaret y blues.

Flor Amargo se presentó en Monterrey en el Callegenera de Conarte. El intenso calor no fue suficiente para desanimar a los asistentes al concierto, entre ellos una niña con mutismo selectivo, esperando a la artista para disfrutar de su concierto, su mamá comentó que su hija al ver tocar a Flor Amargo se hizo una niña más desinhibida y habló en lugares en los que no hablaba, al punto de querer aprender música como Mayté Carballo. Lo resumiré en una palabra “impresionante”. En entrevista añadió que le gustaría cantar con Amanda Palmer y que le llena más tocar en el metro de la Ciudad de México que estar en un escenario de Broadway.

“Flor Amargo surgió porqué me encantaba el chocolate amargo”. Entre ensayos con una banda en un salón de belleza abandonado que usaban para ensayar, nació el nombre. Al principio su inquietud era tener una banda por lo que se esmero en conseguir a sus integrantes y primero formó una banda de metal, “yo en la escuela en donde estudiaba eran puros metaleros y como yo empecé tocando barroco y Bach por eso el sonido y la música metal proviene del barroco y por eso lo empecé a hacer”. Cansada tal vez de no encajar con nadie, batallar con diversos músicos y la ilusión de encontrar su propio camino.

Mayté Carballo, se convirtió en una artista urbana, capaz de sacarte un suspiro en la Calle Madero o en la estación del metro de la Ciudad de México. Su mayor inspiración fue de niña ser diferente, estudió piano en el Conservatorio Nacional, después de eso nació “Flor Amargo” en medio de unos ensayos acompañados de Chocolate Abuelita, primero fue una banda, después solista y ahora todo un movimiento cultural que busca apoyar más artistas independientes con deseos de darse a conocer. Tanto así que hasta a “La Voz México” fue a dar. “En la voz México vieron el video de la loca del metro y me invitaron y dije bueno, y así fui.” Ante propios y extraños, celulares grabando y gente aplaudiendo Flor Amargo ofrece sus shows en puntos de la Ciudad de México, alegrando así los corazones de mucha gente. 

Una noche lluviosa y fresca, común en la Ciudad de México, me dieron ganas de salir a cenar, saliendo de un restaurante en la calle Madero, se encontraba Flor Amargo tocando el piano, la gente la miraba extrañada, otros pasaban de largo. Pero cuando la vi, simplemente me contagio de su pasión por la música, sus ganas de disfrutar cada canción. Al verla de inmediato me recordó a Amanda Palmer, por lo que le pregunté que si algún día le gustaría tocar con ella, a lo que me contestó con un efusivo “Sí”.

De niña se soñaba en grandes escenarios, pues así empieza uno, viéndose en grandes producciones, pero ahora que le pregunté en dónde le llenaría más a su corazón tocar, en un escenario en Broadway o en el metro de la Ciudad de México, me contestó que el metro, sin duda: “Yo creo que el metro la verdad, los dos pero yo amo el metro más que nada”.

La pregunta obligada fue: ¿Hacía dónde va Flor Amargo?

“A la realización del espíritu a tratar de convocar más corazones a un cambio, la alegría de vivir y la fe.
Mi bandera es ser artista callejera”
Foto: Anabel Palacios
Foto: Anabel Palacios
Foto: Anabel Palacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *