¿Qué pasa cuando te viola una mujer en México?

La activista fue golpeada y abusada

Por in , , , , , , , , , ,
0 0 0 Sin comentarios

Yndira Sandoval Sánchez, activista por los derechos de la mujer en México, fue violada por una oficial en Guerrero

Foto: Twitter

Nadie te cree

Sufrir cinco minutos de tortura es una eternidad.

En el México Surrealista pasas de ser defensora de la mujer a vivir en carne propia todo lo que te cuentan ellas, a las que nadie les cree.

No importa haber tenido experiencia en defender a otras, conocer tus derechos, de igual manera vas a toparte con todas las trabas del sistema penal que sufren las mujeres maltratadas, además tener que vivir el desprestigio público y ser juzgada por estar borracha.

Vivir un proceso penal siendo descalificada por personas que no te conocen, soportar el escarnio público, recordar una y otra vez cómo pasaron los hechos, siendo sujeta a burlas porque tu violadora es una mujer, es aberrante y es una tortura.

“Es que es feminista”

Después de conocer el caso de Yndira, ¿Te atreverías a denunciar? No se trata de feminismo, es una mujer, fue una mujer detenida con violencia y violada.

La oficial le manoseó los senos, le bajó el pantalón e introdujo sus dedos de manera violenta en su vagina.

“Estaba borracha y fue prepotente”

Los hechos ocurrieron el pasado 16 de septiembre, (Yndira no había hecho público el caso por amenazas de muerte y allanamiento de morada). Ella acudió a Tlapa de Comomfort, Guerrero,  a participar en una conferencia sobre la violencia contra las mujeres.

La activista se accidentó con un clavo que le lastimó cerca del seno (En el video que hicieron público se nota su blusa rota), ella acudió con un compañero a la Clínica San Antonio para recibir atención médica. El doctor le cobró 2000 pesos por la atención médica pero ante la insistencia de Yndira, bajó el costo a 900 pesos.

El doctor le dijo que solo aceptaban efectivo por lo que tuvo que salir a buscar un cajero porque quería pagar con tarjeta. Ella salió de la clínica para regresar a pagar pero recordó que había olvidado el celular dentro de la clínica por lo que regresó al lugar, cuando en ese momento vió que a su compañero se lo estaban llevando detenido, por no haber pagado la cuenta de la clínica.

Yndira relató que cuestionó a los uniformados:

“¿Por qué lo detienen? Soy defensora de los derechos humanos”, les dijo, y un oficial le contestó: “Usted también está detenida”. Ella se negó a subir a la patrulla, pero la oficial Claudia Juárez Gómez, la aventó dentro de la camioneta, lastimándole la herida. (¿Sabe usted que tan dolorosa puede ser una mínima herida aunque sea un raspón cerca del área de los senos? Muy doloroso, aunque sea un pequeño apretón).

El detalle de estar borracha

En el video se aprecia a Yndira decir “no es délito”, el hecho de estar tomada. Se le ve con la blusa desabotonada, por lo que también ha sido motivo de burlas, señalamientos por usar escote. Al igual que los casos de violencia contra la mujer que hemos ido viendo en los medios, se criminaliza a las mujeres por haber bebido, eso es lo de menos, el hecho de estar tomada no significa una garantía para que puedan abusar de ti y se violen tus derechos.

El contenido de los videos, (públicados sin el permiso de Yndira por los polícias que la grabaron), en mi opinión han sido exagerados, puesto en ningún momento agrede física o verbalmente a los polícias, simplemente canta una porra. No sale diciendo que ella es importante o intocable, solo aclara que conoce sus derechos cómo ciudadana.

¿Usted conoce sus derechos?, ¿sabrías cómo actuar si te detienen?, muchas no lo sabemos, pero lo qué si sé, es el miedo que podría sentir al verme en situación tal, estar sola en una celda sin saber que hacer o decir, rodeada de policías que en el trayecto te pueden hacer lo que quieran, podría ser una historia de terror, pues para Yndira lo es y sigue siendo.

No voy a dar detalles de la violación hecha por dos mujeres polícias en la celda porqué es aberrante, y doloroso. Pero el sentimiento de ultrajo que invade a una persona que es violada, aunque sea rozada de sus partes íntimas sobre la ropa o penetrada aunque sea con los dedos, en indescriptible, aunque para la polícia ser violada con los dedos no sea considerado suficiente violación.

La activista fue golpeada y abusada sexualmente en su traslado y en la celda donde fue detenida. Las agresoras fueron dos mujeres polícias.

“Todo el trayecto hacia la comandancia municipal me tuvo de rodillas, jalándome el cabello hacia atrás, apretándome la herida y me preguntaba, riéndose “¿Te duele?”. Declaró Sandoval para La Jornada.

Después de la agresión sexual, Yndira fue liberada. La activista acudirá a denunciar la filtración del video, pues forma parte de la carpeta de la investigación.

Yndira exige justicia, pese amenazas de muerte y burlas.

Una vez más, México ante los ojos del mundo, en lo que resta del año por violencia de género, y muchas de nosotras nos seguimos preguntando “¿Qué hacen las feministas?”.

Yo solo veo los comentarios de desprestigio “Y así quieren que las tomen en cuenta: borrachas y escotadas”.

“El hecho de que me violara una mujer me confirma que nos está carcomiendo el propio sistema, que normaliza la violencia y nos quiere obligar a pensar que este es nuestro destino”. Declaró Yndira en su cuenta de Facebook.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *