¿Quieres ser escritor? Aprende a vencer el miedo

¿Miedo a exponernos, a ser vulnerables, miedo de compartir?

Por in , , , , ,
0 0 0 Sin comentarios

El miedo es el principal enemigo de las letras y el escritor contemporáneo, es un muro que vemos impenetrable, que nos orilla a escondernos y no mostrar nada; provocando que esas letras mueran como lo hacen las palabras dentro de un diccionario.

Por Luis Antonio González Silva

Cuando se hace la pregunta “¿Qué necesita una persona para ser un poeta o un escritor?” La respuesta es sencilla pero es un camino hacia vencer el miedo, no a la crítica (siempre habrá gente que critica), tampoco a ser bueno o ser malo (escribir es un camino de aprendizaje que nunca acaba), mucho menos es miedo a vernos vulnerables… se debe vencer el miedo, un miedo que sólo nosotros mismos imaginamos.

Escritores contemporáneos

 

Existen muchos escritos que se van quedando en el olvido por el miedo, mejor se opta por dejar esas palabras en redes sociales para que sólo contengan unos cuantos likes o unos comentarios agradables de amigos y familiares; incluso, en incursionar dentro de redes sociales exclusivas para escritores bajo el resguardo o protección de los demás escritores y administradores de los sitios, es decir, en muy pocas de esas redes exclusivas se pueden ver comentarios (criticas si se quiere tomar así) porque se maneja el lenguaje, en la mayorías de las veces, de “no te agredo para que no me agredas”.

No somos buenos con la crítica, sea cual sea el tinte de la misma, pero se nos olvida que quienes hacen un escritor o poeta, son los lectores, son ellos quienes dan esos maravillosos títulos. La convivencia, las preguntas, los comentarios, no sólo en redes sociales… en la vida real, en presentaciones o reuniones; es ahí donde se muestra la labor del escritor.

 

Un escritor no debe escribir nunca de su vida personal

Este miedo lo puedo justificar de la siguiente manera, ya que cuando uno da sus primeros pasos en las letras, siempre, y digo siempre porque todos caemos en ello, de escribir sobre nuestra vida personal. Algo que no debe hacerse. Si uno va escribir de las vivencias y experiencias personales, es mejor escribir un diario, así se tiene cierto “blindaje” al decirle al lector que debe respetar lo que encuentra, si es que lo quiere publicar, pero realmente no aconsejo que se haga.

Cuando he dado clases de escritura, los ejercicios propuestos son para agilizar las ideas y conectarlas con diferentes conceptos; pero promuevo el no escribir de una experiencia personal, así, tal cual. Eso crea miedo, porque es como si uno se pusiera en un lugar público y comenzara a relatar un evento que ha marcado su vida, sea cual sea, la magnitud o escala que sea. Por ello, siempre se escuchará que las personas digan: Escribo cuando estoy triste; cuando tengo “algo” atorado en el pecho… etcétera.

 Estoy de acuerdo que uno debe desahogarse, pero eso no es escribir; parecerá contradictorio, pero lo que hace un escritor es conocer las emociones humanas, las reacciones de una amplia gama de sensaciones y obviamente, conocer los recursos necesarios para plasmar ideas en un lenguaje escrito.

El miedo sí es el peor enemigo del escritor, porque como lo dije al principio, al comenzar a escribir uno va caer en plasmar su vida personal; hay que dar ese salto, salir de ese territorio y comenzar a explorar otros recursos, y bien sabemos que adentrarse a lo desconocido, por naturaleza humana, da miedo. Muchos no lo logran, es preferible quedarse en una zona de confort virtual donde no hay agresión.

Hay algo que no se logra divisar por ese mismo miedo, por no romper esas cadenas de escritura primigenia, y es que dentro de esta fascinante época tan rápida y comunicada, el escritor logra ver cara a cara a su lector y saber cómo le brillan los ojos al momento de exponer sus letras.

 Miedo siempre existirá, miedo a todo, porque es miedo a lo desconocido y es un miedo que sólo crece y crece dentro de nuestras mentes. Es ir, confiar en lo que uno escribe, ser honesto, ser fuerte, lo demás está de bajada.

Primero, es vencernos a nosotros mismos frente a nuestro espejo y ver que somos escritores, que somos poetas, que no tenemos miedo.

 

@tonemorisato

#CazandoMusas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *